Informador Independiente/Ana L. Vilches S.- Como sabrán, tuve la fortuna de pasar unos días en Vancouver por trabajo… por allá (la costa oeste, le llaman) conocí gente que trabaja en la misma empresa que yo y pasaba algo muy curioso: cada vez que me presentaba y me preguntaban mi nacionalidad, obviamente decía que era mexicana y mi jefe agregaba «y va a ser presidenta de México, porque ama demasiado a su país» (tengo a mi jefe en FB, entonces puede ver cuanta publicación jamaicona pongo) … me daba mucha risa, y me hacía reflexionar que la mayoría de los mexicanos somos así; sabemos qué hay muuuuuchas cosas que están mal (muy mal) en nuestro terruño, pero  igual nos sentimos muy orgullosos de ser mexicanos.

Y si lo piensan un poco, hay por qué, porque en México sabíamos… Las mamás mexicanas son visionarias, y se anticiparon a las modas hipster-bio-sustentables que hoy abundan. ¿no me creen? Ahí les van 5 simples ejemplos:

1) Vegetales Bio. Las mamás mexicanas tenían siempre plantadas hierbas para cocinar, tuviesen jardín o macetas, fuera hierbabuena, menta, manzanilla, epazote… mi mamá hasta tomates tuvo y ahora cosecha limones en su jardín. Hoy  están de moda los ‘huertos urbanos’… jaja… como si hubieran inventado el hilo negro.

2) Reciclar. No puedo imaginar a mi mamá comprando un trapo para limpiar la mesa… los que hubo en mi casa estaban hechos siempre con playeras que habían sido jubiladas.  Tenías la dicha de limpiar la cocina después de comer con un trapo que tenía la cara de Mazinger Z o de Rainbow Bright. ¿Y qué me dicen de los jeans que ya rotos se convertían en bolsos? Ahora ya encuentras tutorials en YouTube «do it yourself»… mi mamá lo hizo con su puritita creatividad.

3) Reutilizar. Que yo recuerde, nunca comí una galleta danesa, pero en mi casa, de manera perenne, los  hilos y las agujas reposaban en una lata que presumiblemente había contenido ese tipo de galletas alguna vez.

Mención aparte merecen los botes de yogurth o helado. Las mamás j-a-m-á-s tiraban este tipo de botes porque posteriormente los utilizaban para guardar frijoles, arroz, sopa de fideo o, lo más importante: para dar itacate sin riesgo a perder sus valiosísimos Tupperwares.

4) Bolsas reutilizables para las compras. Estas bolsas inclusive tenían su propia nomenclatura: Bolsas del mandado (porque en México las mamás  no compraban la despensa, ellas iban por ‘el mandado’). Lo de hoy, si quieres que se note que eres consciente de tu entorno y que tratas de no ‘dejar huella ecológica’, es hacer las compras en bolsas de tela creadas para eso… en México, las mamás iban al mercado y regresaban con la bolsa llena de verduras revueltas, porque de la balanza iban directo a la ‘bolsa del mandado’, sin bolsa de plástico de por medio. Tomen eso hipsters.

5) Comprar cosas a granel. Acá en Montreal es la moda, hasta en el periódico salen reportajes sobre los nuevos lugares donde puedes ir a comprar especias, cereales, dulces o café a granel. En México cada mercado tiene un local de ‘materias primas’ donde todo se puede comprar así… y sí, también hay lugares para comprar químicos para limpieza por litro (porque será lo que quieran, pero toda mamá mexicana que se respete tiene un romance con el cloro y te ha decolorado playeras y calcetines).

Así que sí… podemos decir con orgullos que México es un país visionario, punta de lanza en iniciativas sustentables. Jeje.

Voy a pensar lo de ser Presidente de México (por mal que lo hiciera, no sería la peor, estoy segurísima), aunque si se tratará sólo de orgullo, nuestro bello país podría tener varios millones de presidentes.

Nota cultural: ¿sabían que desde Montreal, la Ciudad de México está a casi la misma distancia que Vancouver?

Lee más Columna