Informador Independiente/ Ana L. Vilches S.- Punto número 1. Estimado Editor… me excuso por la tremenda falta cometida la semana pasada. No mandé columna. Originalmente porque tenía una gripe de esas que te hacen empezar a considerar escribir tu testamento, y una vez pasada la contingencia médica, porque me enfrenté a un bloqueo creativo… que es la manera bluff de decir que simplemente no se me ocurrió nada. No volverá a suceder.

Como decía, pasó esto del bloqueo creativo… pero no porque faltaran cosas qué escribir, sino porque simplemente no se me ocurrió cómo podría decir  algo simpático al respecto; porque yo trato de relajarme escribiendo y me gusta pensar que ustedes se ríen un poco de lo que escribo, pero hay cosas que simplemente no podemos ignorar.

¿ Cómo ignoramos que una persona haya estallado una bomba en el metro de San Petesburgo y matado a 14 personas? ¿ Fingimos demencia ante el hecho de que el martes 4 de abril 83 personas murieron – 25 de ellos, niños-, y 160 resultaron heridas en un ataque químico con gas sarín en Siria? ¿cómo hacemos como que no nos enteramos de que dos días después el gobierno de los Estados Unidos ordenó que se lanzaran 59 misiles Tomahawk contra la base de Shayrat en Siria y murieron 6 personas más? o simplemente le cambiamos de canal para no ver que en una escena que se ha repetido ya varias veces en Europa  alguien tomó el mando de un camión y arrolló a 4 personas en las, normalmente tranquilas, calles de Estocolmo?

Ustedes dispensen, pero no soy tan cínica como para poder reírme de eso, por lo tanto, supongo que mi carrera de Standupera murió antes de comenzar … Por desgracia (o por fortuna) tampoco me puedo reír de que una persona alcoholizada tomara una mala decisión, y por ella terminara con la vida de los cuatro pasajeros que llevaba en su coche. Muchísimo menos del sorprendente  machismo que se puso de manifiesto al culpar a una de las pasajeras de su propia muerte… por estar en la calle a «deshoras»…  y bueno ¿qué les digo ya de las mágicas palabras de Marcelino Perelló Vals en Radio UNAM? ¿será necesario ahondar en el tema?

Me da mucha pena haberles arruinado el momento, queridos lectores, pero hay veces que de verdad uno quiere decir simplemente «paren el mundo, me quiero bajar». No sé en que momento llegamos al punto en el que para donde miremos hay caos…
Hace algunas noches estaba platicando con el franchute y nos estábamos imaginando cómo hubiésemos sido si hubieramos vivido el final de los años 60s y principios de los 70s (yo, sin lugar a dudas, no hubiera usado braisere,  traería las bubs en las rodillas y hubiera sido muy feliz). Hablábamos de esa época en que los jóvenes profesaban la paz y el amor, y experimentaban de todo sin consecuencias… no porque no las hubiera, sino porque no sabían que las habría. Me hubiera encantado vivir ese momento… hubiera sido maravilloso ver esperanza en el mundo, flores, música, paz, amistad… porque la verdad es que la época que nos tocó está del rabo.
¿Qué hacemos? Porque tampoco podemos decir «Pues si se acaba el mundo, nos vamos a Mérida» ¿cómo contribuimos? ¿cómo mejoramos la situación? A mi se me ocurre que debemos ser  las mejores personas que podamos y ayudar a quien lo necesita… es una simplicidad, lo sé, pero volteo para todos lados y me siento tan apabullada que no sé que más podemos hacer… sólo creo que perder la esperanza no es una opción. Caer en la apatía y el cinismo, acostumbrarnos a las malas noticias y sentarnos a esperar el juicio final (que igual creo que hay que ir buscándonos un buen abogado, porque ya no tarda) nomás no puede ser.
¡Tenemos una responsabilidad con la humanidad! – y no es por asustarlos, pero los que tienen hijos tienen una responsabilidad aun mayor. Hay que hacer que en lo que está a nuestro alcance este sea un mundo en el que valga la pena vivir, porque para hacer lo contrario, por lo que veo, hay fila.
Me disculpo por esa retahila de sufrimiento (con los valientes que hayan llegado hasta el final del texto), me comprometo a hacer cosas positivas esta semana y escribir algo mas jocoso la próxima vez… espero que los noticieros ayuden.