Informador Independiente/Martha J. Dueñas.- El gobierno de la Ciudad de México debe detener y ordenar la demolición de una obra que se construye en la zona histórica de San Ángel, la cual carece de los permisos correspondientes e incluso fue clausurada dos veces por el Instituto Nacional de Antropología e Historia, por contravenir disposiciones y normas de carácter federal, señaló el diputado Fernando Zárate Salgado.

Mencionó que en atención a los reclamos de los vecinos de más de 10 colonias de San Ángel, este lunes presentará ante la Jefatura de Gobierno una solicitud expresa para que ordene las acciones administrativas que detengan los trabajos en dicha construcción. Asevero que “no se juega con el patrimonio histórico de la delegación Álvaro Obregón” y enfatizó que esté asunto liga al presidente de la Comisión de Gobierno de la Asamblea Legislativa porque cuando él fue delegado se autorizaron los supuestos permisos.

En conferencia de prensa el legislador del Partido Verde Ecologista de México puntualizó que sí en un plazo de 10 días posteriores no hay respuesta satisfactoria por la autoridad de la Ciudad de México se pedirá la intervención del Senado de la República y de la PGR para que revisen y exijan el cumplimiento del Estado de Derecho, que se está violentando está zona de San Ángel y que prevalece en la capital del país.

Fernando Zárate explicó que pese a ser requerida por el INAH, la delegación Álvaro Obregón –donde se desarrolla la obra– no ha emitido posición oficial al respecto ni ha ejecutado la clausura respectiva, permitiendo así la continuación de los trabajos, en un evidente acto de corrupción y connivencia con los propietarios del inmueble, ubicado en Insurgentes Sur 2021, en San Ángel.

El diputado local indicó que la obra fue clausurada dos veces por el INAH, debido a las reiteradas y múltiples violaciones a la Ley Federal Sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos; sin embargo, los constructores, retiraron ilegalmente los sellos correspondientes y continuaron con la edificación.

Comentó que el propietario de la obra, inicialmente, había manifestado un proyecto de obra consistente en cuatro pisos sobre el nivel de calle. Sin embargo, realizó una excavación profunda que, al ser detectada por el INAH, provocó la primera clausura (vigente aún) y se le requirió que modificara su proyecto.

Zárate Salgado enfatizó  que en la delegación Álvaro Obregón se están violando todas las normas al permitir la excavación y la altura de 60 metros, cuando la máxima es de 18.30 metros. Mencionó que este es uno de los 25 casos que se encuentran en el Distrito Federal, lo que evidencia que existe corrupción por parte de las autoridades.

En la zona existen diversos ordenamientos que establecen requisitos para las nuevas construcciones, los cuales atienden aspectos de fachada, colores, diseño arquitectónico y uso de materiales, además de que deben tener una altura menor a la cúpula de la Iglesia y Convento del Carmen.

Por su parte Susana Canahuati, integran de de la Unión de Colonos de San Ángel, San Ángel INN y Tlacopac  dijo que a finales de 2014 denunció la construcción de este inmueble ante la delegación Álvaro Obregón, en ese entonces en esa jurisdicción se exhibieron supuestos permisos de construcción expedidos por la Seduvi, los cuales de cualquier manera eran ilegales por violar el Plan Parcial de Desarrollo de la zona.

Ahora se modificaron planes y se escondieron expedientes. No hay manera de justificar la obra, por lo que es necesario que tanto la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda, el Instituto de Verificación Administrativa y la Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial actúen de manera transparente y cumplan con la normatividad vigente en la ciudad de México, tanto en materia de construcción como en el tema de desarrollos en zonas históricas y arqueológicas.

Escucha la nota


Lee más Nacionales