Informador Independiente/Redacción. – Con zapatos limpios, al ritmo del Punk, un look a doc y una cara amigable, Daniel Salvador Martínez es parte de la historia de la explanada en la alcaldía Azcapotzalco y es que con sus más de 25 años dando bola, ya pasaron por sus manos los zapatos de por lo menos 8 delegados.

Así un oficio que heredo de su padrino quien lustró zapatos por alrededor de 40 años en esta alcaldía, más los por lo menos 25 años Daniel, hace que sean ya 70 años en los que Azcapotzalco cuenta con la presencia de los tradicionales boleros, “el oficio me lo enseño mi padrino y es algo con lo que he podido sacar adelante a mi familia” comentó.

Según un cálculo que Daniel ha hecho, ha dado lustre a alrededor de 200 mil zapatos, es decir que 100 mil personas han sido atendidas por él, por lo que ya es habitual verlo en este primer cuadro de la alcaldía.

Sin embargo, desde la llegada del alcalde Vidal Llerenas Morales del partido de Morena, las cosas cambiaron, ya que al principio fue removido por unas obras que debían realizarse, “pero una vez concluidas el pretexto fue la pandemia y así ha sido con este alcalde, una cosa tras otra, con la finalidad de impedir que yo pueda realizar mi labor y ganarme el sustento” platica Daniel.

Aunque buscó al alcalde Vidal, no consiguió nada, pues la insensibilidad de este hizo que ni siquiera voltearan a verlo, cabe señalar que parte de las obras incluyeron unos puestos metálicos en los que el alcalde pretende reacomodar a los vendedores ambulantes, pero desde el termino de las mismas no se les ha entregado nada y claro que Daniel no está contemplado para que tenga uno de esos puestos.

Por lo que desde que inició la pandemia por Covid-19 no ha podido laboral en forma y ha tenido que recurrir al cajón para bolear en donde le pidan, pero con la poca afluencia de personas y la postura incómoda para quien requiere el servicio, las cosas no han ido bien.

En su búsqueda de ayuda, logró dar con Gabriel Escobedo, abogado y oriundo de Azcapotzalco, con quien luego de una plática, acordó ayudarlo sin cobrarle nada por lo que le promovió un amparo que le permite seguir limpiando los zapatos de Azcapotzalco, aun cuando le moleste al alcalde de Morena, toda vez que el acoso por parte de su gente sigue para el bolero.

Fue así como gracias a la intervención del abogado Gabriel Escobedo o Gabo como él lo llama, logró volver a colocarse para realizar su trabajo, aunque siempre con la incertidumbre de ser acosado por la gente de vía pública quienes son mandados por Vidal para evitar a toda costa que siga laborando.

Cabe señalar que este oficio inició por ahí de los años 1890 o 1900, en nuestro país el gremio de boleros se constituyó en 1936, pero no fue sino hasta 1975 que intentaron regularlos con el reglamento para trabajadores no asalariado del Distrito Federal, sin que nada haya podido ayudarlos.

Actualmente existe la Unión de Aseadores de Calzado del Distrito Federal, la cual calcula que hay por lo menos 4 mil personas que se dedican a esta labor en la ciudad y a quienes a lo largo de los años se les han prometido un sinnúmero de cosas, las cuales no han sido cumplidas. Sin duda los boleros forman parte del panorama de la ciudad de México y eso ha sido reconocido por varios artistas quienes han homenajeado su labor, tal es el caso de Frank Sinatra con la canción “Shoe shine boy” o como Cantiflas con la película “el bolero de Raquel” y así varias personalidades han confesado su paso por este oficio del lustre de los zapatos, antes de lograr llegar a la fama.