Informador In.- El dueño del equipo de fútbol los tiburones de Veracruz Fidel Kuri, aseguró que los partidos de cuartos de final que perdieron frente a los Pumas estaban arreglados, toda vez que le hicieron llegar una charla entre árbitros en la que dicen que Veracruz no pasa a semifinales, que debe ser el equipo de Pumas el que pase.

“Me hicieron llegar a las 8:58 de la mañana del domingo, una información de gente que estaba hospedada en el mismo sitio donde estaban los árbitros y los escucharon comentar que quien pasaba era Pumas” comentó Fidel Kuri y añadió “ahora tienen una bola de cristal con la que adivinan que va a pasar Pumas y lo extraño es que en el partido no nos marcan un penal, además de que el gol que meten es en fuera de lugar, así que yo ya lo veía venir”.

Según declaraciones del dueño de “los tiburones”, este hecho, fue denunciado ante la comisión de arbitraje, pero nadie le hizo caso, toda vez que fueron eliminados sin más, “ya estoy enviando un oficio para que nos informen acerca de esto que estoy denunciando” expresó el dueño.

“El arbitraje desde mi punto de vista es incompetente y sin ética profesional, son deshonestos y así no debería de ser esto, pero parece que en la liga los árbitros ya tienen línea” denunció Fidel.

“Esto no sólo daña a un equipo, se daña  la afición, a la gente de Veracruz, a su turismo, ya que un partido así deja una derrama económica al estado, le digo a Edgardo Codesal que se ponga las pilas o que se vaya, si no puede tener en orden a los árbitros no tiene nada que hacer en la Federación Mexicana de Fútbol,  además el árbitro debe ser vetado”, afirmó Kuri.

“No soy empleado de la federación, soy dueño como los otros 17 que estamos en la federación, así que no deben tratarme de la forma en que lo hacen, debo denunciar y levantar mi mano ante cosas como estas, el paso a semifinales ya nos los quitaron, pero es algo que debe ser castigado”, concluyó Fidel Kuri.

Es una denuncia más hacía una federación que en muchas ocasiones se ha visto inmiscuida en casos de corrupción de los que además, por alguna extraña razón, siempre sale bien librada.