Informador Independiente/Redacción.- La urgencia por desviar información ante la nula capacidad de gobernar por parte de los actuales gobiernos cada día es más desesperada y como no, si en campaña prometieron bajar la gasolina y ya llegó a los 22 pesos el litro de magna y 25 de la premium, las campañas apoyadas desde la presidencia con candidatos que han vulnerado a mujeres, los jalones y gritos por la repartición del hueso en el partido del poder (morena), las falsas vacunaciones que se han visto en diferentes puntos del país y una larga fila de horrores que cada día el presidente Andrés Manuel trata de desmentir en su programa matutino.

Por eso las puestas en escena y los escándalos deben ser mayores para que no se pierda la credibilidad del eterno candidato sentado en la silla presidencial y ahora ya hasta a su gente le toca cargar con el muertito, tal es el caso de Pedro Abelardo Faro Padrón, Fiscal de Coyoacán quien fue vacunado contra el COVID 19, sin ser evidentemente medico, ni adulto mayor , por lo que fue acusado de “brincarse la fila” aprovechando su puesto para ser vacunado, eso bastó para que en pleno fin de semana santa, fuera crucificado.

Sin embargo, la historia que salió a la luz no fue del todo verídica o verificada, fuentes consultadas por este medio muy cercanas al presidente AMLO, quienes prefirieron el anonimato, aseguraron que luego de terminar con la vacunación en la alcaldía de Coyoacán se dieron cuenta que sobraban alrededor de 6 mil vacunas, cabe señalar que estas no pueden ser congeladas nuevamente y de no usarse se echarían a perder.

Motivo por el cual el representante del Gobierno Federal en Coyoacán informó de dicha situación, fue así que se tomó la decisión de invitar al personal de la Alcaldía, a personal de la Secretaría de Seguridad Ciudadana de la CDMX, al sector salud y a particulares para que acudieran para aprovechar dichas vacunas, fueron alrededor de 3 mil asistentes los que además de Pedro Faro se vacunaron contra el COVID 19.

La pregunta es, ¿A quién le molestará más que se vacunen los miembros de la fiscalía? ¿A sus jefes? ¿A los maleantes de la zona? Es importante señalar que el nombre de Pedro Faro sonó para ocupar alguna candidatura para los comicios que serán este 2 de junio, gracias al trabajo realizado en la demarcación, toda vez que con una Alcaldía acéfala alguien tenía que hacer algo y ante la nula operación de Manuel Negrete ex alcalde Toledista, el fiscal tomó renombre por realizar bien su trabajo.

Es importante no perder de vista que no sólo el fiscal fue vacunado, sino la mayoría del personal a su cargo, así como alrededor de 3 mil personas más, muchos de ellos ostentan actualmente diferentes puestos públicos de la alcaldía y que a estas alturas de la pandemia nadie los culparía por intentar salvarse de ser infectados por el COVID 19,  recordemos que hasta el día de hoy van dos millones ochocientos cincuenta y cinco mil quinientos dieciséis personas fallecidas en todo el mundo y en nuestro país, van más de doscientos mil muertos por dicho virus.

Así que es momento de que el gobierno local y federal implementen una vacunación sin tratar de sacar raja política y abierta a la ciudadanía para evitar el escarnio público y, lo más importante, para que no sean cortinas de humo que oculten lo que afecta en realidad a los ciudadanos.

Aquí lo que debe informar el gobierno ya sea de Claudia Sheinbaum o de Andrés Manuel López Obrador es ¿Qué sucedió con las vacunas restantes y porque no se vacunaron a los médicos que por horas cerraron calzada de Tlalpan exigiendo ser vacunados? Toda vez que también son vulnerables como cualquier servidor público que atiende a ciudadanos. No somos partidarios de nadie, pero sí de erradicar lo antes posible esta pandemia y de que no sigan muriendo compatriotas se dediquen a lo que se dediquen.