Obdulio

Informador Independiente/J. Daniel Figueroa D.- Las pasadas elecciones decidieron el rumbo de las diferentes alcaldías en la ciudad de México, muchos fueron los personajes políticos que estuvieron en la mira de la ciudadanía, pero ¿Qué tanto sabemos de ellos? ¿De dónde vienen?

Es por eso que decidimos platicar con Obdulio Ávila Mayo, uno de los orquestadores de la campaña del actual alcalde de Coyoacán, Giovanni Gutiérrez, quien nos abrió la puerta de su oficina y nos dejó ver a través de sus recuerdos como es que ha vivido en este mundo vertiginoso de la política.

Nació un 17 de octubre en el pueblo de Ayutla de los libres, en el estado de Guerrero, en una familia conformada por cinco integrantes, su mamá ama de casa y su padre un maestro rural, forjaron el carácter de Obdulio a base de esfuerzo y amor, desde muy niño y ante la necesidad de obtener un mejor futuro conoció la migración interna con su familia.

No obstante, en Ayutla vivió quince años y una infancia feliz, la cual, poco a poco le enseño el camino que un día debería seguir, como cualquier niño, soñaba con ser varias cosas, la que más le llamaba la atención era ser arquitecto, para así poder hacerle una casa a su mamá, pero con el paso de los años se dio cuenta que le faltaba por desarrollar algunas habilidades necesarias para afrontar con éxito dicha carrera.

Pero su gusto por la historia, la afinidad de ayudar a resolver problemas sociales, regular la convivencia entre las personas le llamaba mucho la atención y todo esto finalmente lo hizo que tomara la decisión de estudiar derecho.

Además, desde muy niño pudo observar cómo su padre estaba muy involucrado en ver por los derechos de los profesores y gracias a su militancia en el sindicato nacional de trabajadores de la educación, pudo conocer la política y darse cuenta que algo le movía por dentro, tanto que cuando se realizaban las reuniones en su casa, como no lo dejaban participar de ellas por que no eran para niños, él se hacía el dormido en una hamaca cercana al punto, para desde ahí escuchar la reunión.

“Nací en un pueblo pobre, de un municipio pobre, desde niño conocí la pobreza, no por alguna cuestión escolar, sino porque a diario la veía en mi pueblo” comenta Obdulio en un tono nostálgico, “descubrí que la política era una vía para poder alcanzar mejores condiciones para todos en mi pueblo, esas reuniones que hacía mi padre me hicieron conocer desde muy niño que participar en la política abría las posibilidades de mejorar tu entorno” asegura con determinación Ávila Mayo.

En aquella época cuando decide su camino y logra comenzar a caminar en él con tan sólo 19 años, llega a la ciudad de México y busca afiliarse al partido Acción Nacional, toda vez que coincidía con los valores de libertad, defensa de la familia, la defensa del derecho y de la democracia, en esa década de 1980 a 1990 el PAN era el partido que enarbolaba la lucha democrática por la vía no armada, la elección democrática y efectiva de las autoridades.

“Comencé a militar en el distrito 22 que en su mayoría cubría Coyoacán y que abarcaba la zona de los pedregales, parte de Álvaro obregón, de Tlalpan y parte de Iztapalapa, para mis 20 años me toca ser electo presidente del comité distrital del 22, así inició mi participación política” platica emocionado Obdulio.

Aunque ha logrado estar en diferentes posiciones políticas y cargos públicos, Obdulio Ávila no se olvida de donde viene y siempre trata de que eso se refleje en su diario andar, por eso más allá de presumir, aseguró que se siente privilegiado, por venir de una familia que lo amó, por tener una familia muy bonita con su esposa e hijos, por tener amistades, por haber sido diputado local y federal, privilegiado por haber ser dirigente.

Todo esto lo ha llevado a reflexionar que “dadas las condiciones de donde vengo y lo que he tenido, puedo decir que gracias a dios he tenido mucho, eso viendo el aspecto personal” afirma Ávila Mayo.

“Pero en la parte social, siempre hay mucho por hacer por eso sigo en la política, porque mi participación se basa en la insatisfacción que me causa lo que actualmente impera, aunque uno haga bien las cosas, es tanto lo que hay que hacer que falta algún tema, asunto, gestión, detalle que hay que atender, la lista de tareas que hay que afrontar en la administración pública es larga, por eso en cada trinchera que te toque, debes ir resolviendo algún problema, en la política debes entender que cuando llegas a un puesto público debes resolver los problemas que se van presentando y con eso el avance se puede hacer a pasos agigantados, no es magia es trabajo diario” aseguró Obdulio.

Por todo esto la visión que tiene de Coyoacán es que se encuentra con muchos problemas graves en infraestructura, en programas sociales, en seguridad, “podría señalar incluso a los culpables y los errores que cometieron para llegar a esto, pero no se trata de tener la mirada en el retrovisor, tenemos que ver cómo resolver esos problemas” comentó Ávila.

Este panorama poco alentador hizo que el gobierno que encabeza Giovanni trabaje en 5 líneas, que serán de acción: seguridad, servicios, programas sociales, reactivación económica y la cultura, con el firme propósito de hacer un transformación en la alcaldía, “no como la que se ha venido diciendo en este sexenio, que es pura falsedad y demagogia, lo que buscamos es que en los rubros que mencioné, Coyoacán tenga una mejoría sensible y visible, queremos que los coyoacanenses puedan ver y sentir este cambio” comento con voz firme.

Y aseguró que estos tres años estará el gobierno de la alcaldía enfocado en Coyoacán y en los coyoacanenses y concluyo diciendo que el alcalde Giovanni “nos ha pedido llevar como mensaje a los coyoacanenses que serán tres cosas que se llevarán en práctica, la primera es cercanía, la segunda atención y la tercera el trabajo permanente, si cumplimos esto diario habremos hecho algo mejor que todos los anteriores”. Así concluimos esta amena charla con un hombre que ha dado más de la mitad de su vida para contribuir con su granito de arena para resolver los problemas sociales que a diario aquejan a nuestro país y que aún con todo ese camino recorrido, podemos ver que todavía hay Obdulio para rato, orgulloso de su origen, con una visión clara y la mira puesta en seguir construyendo un mejor país que heredar, por eso estamos seguros que lo mejor, todavía está por venir.