Informador Independiente.- Según las estadísticas cada año entran a México 45,000 mujeres provenientes de Centroamérica, las que califican como un infierno cruzar por México, nos referimos a quienes lo hacen en calidad de indocumentadas y que buscan el “sueño americano”.

Pero antes de lograr llegar a los Estados Unidos, el 70% de ellas sufrirán algún tipo de abuso sexual, por lo que es común que se les recomiende tomar un anticonceptivo de largo efecto.

Lo anterior, de acuerdo a información y denuncias de organizaciones no gubernamentales como Amnistía Internacional (AI), sin embargo, para el gobierno mexicano, las cifras son incorrectas, ya que según el secretario de Gobernación, Miguel Osorio Chong, en 2015 el número de agresiones a migrantes se redujo “significativamente”.

Pero instituciones no gubernamentales como el Centro de Atención al Migrante Retornado de Honduras y, en voz de su representante Valdette Willemann aseguró que “La violencia no se ha detenido; aumentaron las agresiones a las mujeres”.

Es por lo anterior y para evitar que sea un infierno cruzar por México, que se ha recomendado usar la aplicación de Depo-Provera, la que protege del embarazo por un periodo de tres meses, sin embargo y a pesar de ser efectiva, no protege de contagiarse de alguna enfermedad venérea, este método ya es llamado por las inmigrantes como la “Inyección anti-México”.

Se dice que la recomendación la hacen los “coyotes”, incluso las mujeres inmigrantes asumen dentro del costo de llegar a Estados Unidos que en México tendrán agresiones sexuales, algunas organizaciones como la Red Mesoamericana Mujer, Salud y Migración, así como Formación y Capacitación (Foca) mostraron el informe “El corredor Huehuetenango-Comitán”, una cartografía de las mujeres en las migraciones.

En este documento hay declaraciones de mujeres quienes aseguran haber vivido un infierno al cruzar, ya que se ven obligadas a tener relaciones sexuales como requisito para cruzar la frontera sur del País, “Hemos visto muchos testimonios de mujeres migrantes que deciden ellas mismas pagar esta cuota con tal de no ser sujetas de más violencia sexual dentro del camino”, aseguró, Perseo Quiroz, director de AI México.

La información no sólo denuncia este acto, sino que además señala que en donde frecuentemente suceden estos actos es con los agentes del Instituto Nacional de Migración (INM), quienes son servidores públicos, por lo que son pagados con dinero de los impuestos del pueblo, mismo que administra el gobierno, y no sólo son ellos los abusadores, sino que también existen denuncias de abusos de policías y militares.

Aunque estos abusos suceden en casi todo el país, las rutas en donde es más frecuente y especialmente peligroso el paso, es el corredor entre el departamento de Huehuetenango, en Guatemala, y Comitán, Chiapas, en México.

Quienes están más propensos a este tipo de ataques son las mujeres migrantes y los niños no acompañados.

Irónicamente la mayoría de los inmigrantes salen de sus países por falta de oportunidades, por maltrato intrafamiliar, por la pobreza, entre otras muchas causas y, es en México en donde vienen a sufrir de las peores vejaciones, levantemos la voz y denunciemos a quienes cometen este tipo de delito y exijamos al gobierno a realizar su trabajo, no esperemos a ser migrantes y sufrir esto que a diario pasa en nuestro país.

Lee más Nacionales